La fisioterapia pediátrica se encarga de la prevención, tratamiento y rehabilitación de niños que presentan un retraso general en su desarrollo neurosensomotor o que tienen riesgo de padecerlos. Llevando a cabo la valoración global del niño y de su entorno para establecer objetivos; siendo su principal herramienta la estimulación del aprendizaje del movimiento. Se enfoca principalmente en el trabajo con niños que precisan de tratamiento y seguimiento para rehabilitar y prevenir las alteraciones en el desarrollo motor provocadas por afecciones de origen neurológico, neuromuscular, músculo-esquelético, genético, entre otros. Así como también a través de talleres a padres o intervenciones educativas de carácter preventivo. Ejemplos: Parálisis Cerebral, Espina Bífida, Atrofia Muscular Espinal, Luxación Congénita de caderas, Torticolis Congénita, Síndrome de Down, Autismo, Hiperactividad, etc.