La terapia ocupacional puede ayudar a niños con diferentes necesidades a mejorar sus habilidades cognitivas, físicas, sensoriales y motrices, para que sean lo más independientes posible en todos los aspectos de su vida. Se centra en las habilidades de motricidad fina, las habilidades de visión y percepción, las habilidades cognitivas y los problemas en el procesamiento sensorial. Para de ese modo desarrollar destrezas digitomanuales, mejorar habilidades escolares y de juego, mejorar su concentración y sus habilidades sociales.